Exposición Temporal

“Piensa en mí: Crónica sobre el bolero y la canción sentimental en Chile (1938-1965)”

imagen imagen_portada.jpg

El contexto histórico, los hitos y repercusiones del género romántico por excelencia son abordados en una exposición que se presenta en el Centro Cultural Palacio La Moneda a partir del 27 de octubre, con acceso gratuito.

Nacido en Cuba en el siglo XIX, el bolero prontamente se transformó en un género musical popular, creando un imaginario social sobre las historias de amor y las desilusiones románticas en toda América Latina. Con sus lágrimas, suspiros y declaraciones, en Chile el bolero se desarrolló con fuerza y se mantiene vigente. Su trayectoria, exponentes y repercusiones fueron investigados por el Museo Histórico Nacional, dando origen a una exposición que se presentará en el Centro Cultural La Moneda a partir de este sábado 27 de octubre.

“En el contexto de vincular temas y personajes cotidianos al trabajo patrimonial, el MHN pensó realizar esta exhibición en que tenemos un género de la música popular, por todos y todas conocido, en relación a ciertos hitos de la historia chilena que van desde fines de la década del treinta hasta mediados de la del sesenta, periodo que coincide con su auge”, explica el investigador Rolando Báez.

Durante el siglo XX el Bolero fue el acompañante de procesos sociales, culturales y políticos que acontecían en Chile y el mundo, como el gobierno de Pedro Aguirre Cerda, la Guerra Fría y las primeras manifestaciones feministas, entre otros hechos. Sus canciones marcan hitos en la cultura popular latinoamericana y chilena, donde se destacan exponentes de relevancia continental como Lucho Gatica y Palmenia Pizarro, y actualmente herederos y seguidores como Mon Laferte o Bloque Depresivo. Así, uno de los aspectos centrales de “Piensa en mí…” es un “relato construido por materiales diversos y cotidianos: revistas, fotografías, discos, canciones. Muchos de ellos encontrados en mercados y ferias libres, así como en el archivo fotográfico del Museo Histórico Nacional y la Biblioteca Nacional”, añade Báez.

El sentimiento y la pasión del bolero persisten pese a los cambios en la industria musical y de medios de comunicación, incrementando un imaginario construido desde hace décadas: “El bolero es el nirvana de la dicha y la desdicha, el ensueño que ni acaba ni empieza, la existencia acompañada por un piano y trompetas, la voz que es cuna y tumba de ilusiones y anhelos” (Carlos Monsiváis, cronista mexicano).

Recursos adicionales

readspeaker